HUGO CHAVEZ Y LOS LIBERTADORES

Hugo Chávez y el trágico final de nuestros libertadores.

Adrián Abonizio («Dormite patria»)

Dormite patria sobre mi camisa,
olvidate pronto de los que te pisan.
Dormite patria que la noche es fría
y hay un viento blanco sobre la avenida.

Quiero llevarte como cuando era otro
y te lucía flamante sobre el guardapolvo,
todavía no había crecido
y estabas prendida a mi solapa blanca
como un papelito.
Dormite patria que los corazones,
te harán de almohada para los pulmones.

Dormite patria que suena la radio
y alguien que te nombre lo dice cantando.
Quiero llevarte porque siempre es invierno
y no tenés un techo y están los lobos sueltos.
Malena, Carlitos Gardel y los caudillos,
las madres de los pañuelos
y los hijos de mis hijos.

El que vende flores
yo que canto esas canciones,
esas chicas de las tiendas
los que arreglan los motores.
Te vamos a hacer una ronda
que abarque todo el mapa
y entre provincia y provincia
no habrá límites ni nada.

Dormite patria como mi enamorada,
llevo tu corpiño atado en mi lanza
el último aliento la canción que me queda
es que seas distinta a la que vi
en la escuela.
Quiero llevarte como cuando era otro
y te lucía flamante sobre el guardapolvo
todavía no había crecido
y estabas prendida a mi solapa blanca
como un papelito.

Dormite patria
que en la cuadra aquí cerca
suena ya la murga para que te duerma.
Dormite patria pero dormí conmigo,
para que la muerte se lleve al domingo.
Dormite patria sobre mi camisa
olvidate pronto de los que te pisan.
Dormite patria que la noche es fría
y hay un viento blanco sobre la avenida.

Quiero llevarte como cuando era otro
y te lucía flamante sobre el guardapolvo,
todavia no habia crecido
y estabas prendida a mi solapa blanca
como un papelito.
Dormite patria que los corazones
te harán de almohada para los pulmones.

Dormite patria que suena la radio
y alguien que te nombre lo dice cantando
quiero llevarte porque siempre es invierno
y no tenes un techo y están los lobos sueltos
Malena, Carlitos Gardel y los caudillos
las madres de los pañuelos
y los hijos de mis hijos.

El que vende flores,
yo que canto esas canciones,
esas chicas de las tiendas,
los que arreglan los motores,
te vamos a hacer una ronda
que abarque todo el mapa
y entre provincia y provincia
no habrá limites ni nada.

Dormite patria como mi enamorada,
llevo tu corpiño atado en mi lanza.
El último aliento la canción que me queda,
es que seas distinta a la que vi
en la escuela.
Quiero llevarte como cuando era otro
y te lucía flamante sobre el guardapolvo,
todavía no había crecido
y estabas prendida a mi solapa blanca
como un papelito.

Dormite patria
que en la cuadra aquí cerca,
suena ya la murga para que te duerma.
Dormite patria pero dormí conmigo,
para que la muerte se lleve al domingo.

1 Comment

  1. Ryan dice:

    Directory enquiries actos shoes Customers were fingering fabrics and nodding heavily with appreciation. Sales assistants shot out yards of rippling silk with a theatrical flourish. And in one shop a young bride-to-be was virtually gift-wrapped in lace as rich as clotted cream, while her mother fussed and draped the material into the dress of her dreams.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Escuchá la Radio